No ciclo de Panadería aprendemos dos 5 tipos de pan galego que tes que probar, sí ou sí

Desde el pasado mes de julio el pan gallego es una Indicación de Origen Protegida (IGP), algo que -además de la publicación de rigor en el BOE- implica cumplir una serie de requisitos que aseguren los estándares de calidad.

Se conoce como “pan gallego IGP al pan “producido en la comunidad autónoma de Galicia de corteza crujiente y dureza variable en función del formato, miga esponjosa y alveolado abundante e irregular, que se elabora de forma artesanal con harina de trigo blando (Triticum aestivum, L.)”.

El Pan de Cea, una de las variedades más reconocidas internacionalmente. Foto: Mónica Escudero

Si estás convencido de las bondades del pan gallego y de este merecido reconocimiento, y estás dispuesto a hincarle el diente, pero no sabes por dónde empezar, aquí van algunas sugerencias para que la experiencia sea un éxito.

Pan de Cea

Elaborado con harina de trigo, de la que el 50% procede de las variedades de la Comunidad Autónoma de Galicia conocida como “del país” y masa madre que proviene de una elaboración anterior. El amasado se realiza en varias etapas, siguiendo las técnicas ancestrales de la propia zona, y finalmente se cuece en hornos circulares de piedra granítica de diseño característico de la zona.

Pan de maíz (o boro)

Pan de maíz, de aspecto pétreo y sabor infinito. Foto: Ibán Yarza.

Aunque la harina de maíz es la que predomina, suele mezclarse con un poco de trigo o centeno. Suele hacerse en forma de rectángulo, aunque a veces también se hacen bollos, y dicen que el de Vimianzo está buenísimo.

Pan de Carral

Es un pan muy típico de A Coruña, bastante ligero y esponjoso, una mezcla de harinas castellana y gallega con un añadido de salvado de trigo que varía según el panadero.

Pan de Ousá

Este pan compacto, húmedo y de color oscuro lleva el nombre de un Concello de la provincia de Lugo donde se prepara desde tiempo inmemorial en forma de bollo alargado o de rosca. Todos los años se celebra en Friol (Ousá, Lugo) la feria del queso de Friol y del pan de Ousá. Una combinación ganadora, sí o sí.

Pan de Neda

Neda (A Coruña) se consideró capital del trigo de Galicia durante los siglos XVII a XIX. Dicen los panaderos que el secreto de sus masas está en la calidad del agua del río Belelle, con las que se elabora un pan registrado como Marca de Calidad.

La bolla de Porriño es uno de los muchos clásicos, como los panes de Cea, Ousá, Carral, etc.. Foto: Ibán Yarza

Deixa unha resposta

O teu enderezo electrónico non se publicará Os campos obrigatorios están marcados con *