Celebramos el Día internacional del pan con una visita del maestro panadero Daniel Pampín

En esta semana tan conmemorativa -el lunes 15 se cumplió un año de los incendios que arrasaron As Neves, y se celebró también el Día de la mujer rural- hoy el calendario indicaba que se celebraba el Día internacional del pan.

En A Cancela, donde llevamos tantos años formando a los panaderos artesanos en el Ciclo de Panadería, Pastelería y Repostería, hemos querido conmemorarlo con una visita llena de miga. Y hemos invitado a la EFA al maestro panadero Daniel Pampín, que al frente de su negocio familiar –A Santiña, en O Burgo (Pontevedra)- se ha colado en la lista de las 83 mejores panaderías de España, tal y como certifica la Ruta Española del Buen Pan.

En esta especie de “Guía Michelín” de la panadería han reconocido la valía técnica, la innovación y el amor por el producto de este joven artesano que nos ha contado su trayectoria profesional y el origen de su vocación profesional.

A Daniel, perteneciente a una saga de panaderos con varias generaciones a sus espaldas, le salieron los dientes en la panadería. Sus primeras travesuras -recuerda divertido- fueron entre hornos y amasadoras. Y a los 12 años ya se ganaba ya la vida como ayudante de sus padres en la pastelería.

Hace 8 años decidió completar su formación práctica con la teoría y las técnicas adecuadas, por lo que se inscribió en el Instituto Carlos Oroza, donde hizo el Ciclo Panadería y Pastelería.

Tras cursar un tiempo con la beca Erasmus en Alemania, regresó a España y pasó por varios establecimientos del sector, entre otros  O Muíño de Cuíña, en Lalín, aprendiéndolo todo sobre las harinas y sus distintas calidades. A su vuelta a la panadería familiar aplicó los recursos técnicos y la experiencia adquiridos y le dio un nuevo aire al negocio familiar.

Actualmente está inmerso en un nuevo proyecto: un nuevo local -que llevará por nombre  AMÁSAME BAKERY LAB.- en el que pretende apostar por la innovación y por la  panadería con carácter, que escoge la calidad sin perder de vista las oportunidades de la innovación que la propia sociedad demanda.

La charla ha sido un enorme éxito; ha resultado estimulante y ejemplarizante para los alumnos, que han participado muy activamente, y muy esperanzadora -ver cómo se puede innovar, emprender en un sector siempre vivo, combinando tradición y calidad- para todos los que amamos esta profesión.

Desde la escuela agradecemos a Daniel toda su dedicación a los alumnos y profesores, y por poner en valor una profesión -la de panadero y repostero- que en A Cancela llevamos muy dentro. Y le deseamos un futuro brillante en todos los proyectos que está poniendo en marcha.

Deixa unha resposta

O teu enderezo electrónico non se publicará Os campos obrigatorios están marcados con *